Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Buscar en el blog:

Iván Turguénev  

Punin y Baburin 

22.04.2019
En la presentación a esta edición, Juan Eduardo Zúñiga nos describe a Iván Turguénev como «un escritor magistral por su destreza para analizar los entresijos del alma humana». La lectura de las páginas que conforman Punin y Baburin supone la constatación de las palabras de Zúñiga. En poco más de cien páginas, los pensamientos del narrador y, con ellos, los del propio Turguénev, nos van mostrando la evolución que paulatinamente se va produciendo no solo en la Rusia zarista, sino también en el interior de los propios personajes; desde los doce años de edad y hasta que llega a la edad adulta, se convierte en observador de los sutiles cambios que se van produciendo en el seno de la anquilosada sociedad rusa del siglo XIX. Un país de gentes de pasiones extremosas, de paisajes de distancias infinitas, de bosques vírgenes y aldeas silenciosas y de lengua inabarcable de musicales sonidos. Parece que todo permanece inmóvil, pero un germen revolucionario está tomando forma e impregnando las capas más bajas de la sociedad, que comienzan a poner en duda un régimen centenario. En Baburin, personaje central de la novela, se observa esta evolución; él es un hombre fiel a sus convicciones revolucionarias, que desde la juventud lucha contra los terratenientes y la servidumbre humana hasta la reforma campesina de Alejandro II, que implicaba la emancipación de los siervos.

Luis de Dios es librero en la Central de Callao.

Sugerencias de consulta:

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �