Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Buscar en el blog:

Paciencia, de Dan Clowes

Entrevista con uno de sus editores en España

04.06.2016
Para estudiar la evolución del cómic es imprescindible comprender el papel que juega Daniel Clowes (1961) en la historia de la cultura occidental. Su trayectoria artística, desde las últimas décadas del siglo XX hasta el momento en que nos encontramos, coincide con muchos de los cambios importantes del dibujo hacia lo que conocemos como novela gráfica y su influencia en otros campos como el arte o el cine. Paciencia (Fulgencio Pimentel / Fantagraphics, 2016) es su último trabajo. Tiene 180 páginas, es su obra más extensa hasta la fecha y ha tardado cinco años en completarla. Hablamos con uno de sus editores en España, Alberto García Marcos, de Fulgencio Pimentel, para tratar de comprender qué supone ser Daniel Clowes y por qué saber ubicar Paciencia dentro de su trayectoria es tan importante.

M. P.: Clowes es uno de los autores que marcaron la tendencia —para bien y para mal— de lo que fue el cómic alternativo en los 90. Esto es, una especie de transición entre el comic book clásico de derribo y la novela gráfica, tanto en lo que se refiere al formato, como a la distribución o la intención. 

A. G.: Clowes escribe en numerosas ocasiones desde el resentimiento, utilizando el desconcierto de lo siniestro para realizar una sátira de sí mismo y de la sociedad que le rodea. Utiliza los símbolos para introducirnos en su eterno discurso sobre la dualidad entre el cómic y la literatura. Abundan en sus historias los lugares misteriosos, invadidos por situaciones oníricas, ciencia ficción pocha o adolescentes perdidos. Entre 1989 y 2004, Clowes publicó historias por entregas a modo de antología en los 16 números de Eightball (Fantagraphics en los Estados Unidos, La Cúpula / Brut Comix en España; actualmente recopilados en dos tomos en un estuche de lujo editado por Fantagraphics en The Complete Eightball, 2015). Muchas de estas historias fueron posteriormente editadas como obras completas y a día de hoy siguen ocupando un lugar imprescindible en el fondo de todas las librerías del mundo. Como un guante de seda forjado en hierro, Ice Haven, David Boring, Ghost World, El rayo Mortal o Caricatura son algunos de estos ejemplos cuya narrativa y universo han influenciado directa o indirectamente a numerosos autores de cómic, cineastas o novelistas, desde sus contemporáneos Chris Ware o Todd Solondz hasta Adrian Tomine, Rutu Modan o Anders Nilsen. En España le descubrimos junto a otros autores del nuevo cómic de autor americano como Peter Bagge o Charles Burns y también impregnó la trayectoria de autores como David López, David Sánchez, Carlos Vermut o Paco Alcázar. Para García Marcos Clowes «demostró que uno de los valores de aquel nuevo cómic era que al fin podíamos oír la auténtica voz del autor».

Pero Dan Clowes sigue dibujando cómics hoy y continúa moldeando sus propias emociones para trasladarlas a sus personajes. Clowes posee la habilidad de convertir el verbo en carne a través del dibujo. Paciencia es, por tanto, mucho más que una historia de ciencia ficción bajo el prisma Clowes. Explica García Marcos que se trata de su primera novela gráfica canónica y que, salvo Wilson, que se estructuraba en historias de una página y estilo cambiante, es la primera vez que Clowes realiza algo así. Es en cierto modo un salto adelante y también un regreso a las historias pulp de sus orígenes. También diría que es el primer libro donde aplica todo lo aprendido durante su época de guionista en Hollywood, creando una historia que casi se lee como un híbrido entre el cómic y el cine.
En Paciencia, Clowes nos habla de la obsesión, de la pérdida del control sobre la realidad que nos rodea, sobre nuestro propio cuerpo y nuestro destino. A pesar de los vertiginosos saltos temporales, peleas y escenas de violencia muy nueva carne, invita a ser leída —y releída— con ritmo pausado, disfrutando de los diálogos y, especialmente, a detenerse en sus numerosos instantes congelados en el tiempo donde los personajes siempre nos devuelven la mirada —la de Clowes— desde la viñeta y nos hacen todas esas preguntas que nunca queremos contestar.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �