Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Buscar en el blog:

Tim Lane

The Lonesome go

10.11.2015
Siete años después de su Abandoned cars, Tim Lane continúa su exploración del gran drama mitológico estadounidense.
Colaborador habitual de publicaciones como The Believer, The New York Times o Rolling Stone y afincado en Saint Louis, donde imparte clases en la Washington University, Tim Lane lanza esta vez, según la crítica, un espectacular panegírico de una América agonizante. La mayoría de las historias que conforman este compendio ya fueron publicadas por el Riverfront Times, en las antologías Mome o en su autopublicación Happy our in America. Todo este material más el añadido de otros materiales inéditos fue publicado, el año pasado, por Fantagraphics.
Editado ahora en español por Sapristi comics, The Lonesome go es un continuo y genial juego formal, narrativo y gráfico con el que entrar en el universo oscuro, pero optimista, de Tim Lane.

Este colosal volumen iba a titularse Folktales, pero Lane decidió en el último minuto cambiarlo por el de The Lonesome go, refiriéndose al estribillo de una antigua canción folk que habla del azaroso viaje de un destartalado tren de mercancías. La canción aparece en la primera de las historias y resulta una metáfora impecable para el mosaico de personajes y de historias que cohabitan en este libro.
La mayoría de los personajes se mueven física y emocionalmente, y no necesariamente hacia un sitio mejor. Arquetipos de perdedores, personajes icónicos de la América underground y del estilo noir más clásico como un bluesman ambulante, una actriz fracasada o un vagabundo sociópata deambulan por callejones, gasolineras y bares de carretera. La obsesión por huir ­­–si es en tren o en Harley mucho mejor– frente a la necesidad de buscar un hogar y acomodarse en la cotidianidad.

En The Lonesome go hay tantos personajes e historias como recursos narrativos y gráficos. Viejas cartas perdidas, poemas escritos en papel de fumar, desplegables y hasta un fantástico tributo a Jackie sin-nombre, un personaje recurrente en el universo Lane, salido, supuestamente, de una antigua tira cómica de los años cuarenta. Hábil en el cuento, Tim Lane no esconde su admiración por el realismo sucio de Carver, al que añade ciertas dosis de surrealismo y fantasía propias de las revistas pulp de los años cincuenta y sesenta. Apasionado del cómic y del trabajo de Robert Crumb y de Charles Burns, Tim Lane juega continuamente con múltiples referentes, llegando incluso a convertir a Van Morrison en personaje, o plagiando adrede el recurso formal de Kurt Vonnegut en Desayuno de campeones, conectando a dos de sus personajes principales fuera de sus respectivas historias.

Los tres relatos principales del libro, que se presentan en distintos capítulos, cortados y encabalgados con otras piezas, tienen en común una misma sensibilidad y un mismo imaginario, pero Tim Lane ejecuta la secuenciación gráfica de un modo distinto en cada uno de ellos. En la historia, aparentemente autobiográfica, «El capítulo de la motocicleta», por ejemplo, el autor juega con la inmediatez de los cuadernos y diarios de dibujo, que le permiten dar mucha más información e intimidad a la narración. En el plano gráfico, el juego y la experimentación son evidentes. Desde el juego entre las distintas disposiciones por página hasta el carnaval de tipografías, pasando por distintos trazos más o menos exuberantes y detallistas, como en la épica «Piano beligerante», o más minimalistas, como en la microhistoria «Usted está aquí».

Leer a Tim Lane no es fácil, los múltiples referentes, la disposición formal de las piezas y las páginas hacinadas de distintas tipografías piden a gritos toda la atención del lector. Una única advertencia: si no te va el whisky, la Motown ni las buenas historias, no lo leas.
 
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �